Transición dietética: reacciones de sanación

Las reacciones de sanación nos presentan una oportunidad para ver y entender todo lo que no se resolvió previamente en nuestra vida. Cargamos toda nuestra historia personal en nuestro cuerpo. Cada herida que no se sanó completamente -ya sea física, emocional o mental- debe corregirse. Todas las obstrucciones, toxinas, aberraciones y el dolor deben aclararse para una sanación total.

La naturaleza de una reacción indica qué fase de la vida se está sanando. Las reacciones se sienten similares a la enfermedad original o trauma emocional, pero muchas veces aparecen en un grado menor. Si la reacción es una descarga emocional de coraje o ira, las emociones circundantes a la descarga emocional le recordarán el primer enojo o coraje en su vida, aún cuando el actual enojo haya sido “causado” por circunstancias diferentes. Manifestaciones físicas en el cuerpo son el recordatorio de antiguas condiciones. Si ocurrieron dolores de garganta crónicos durante la infancia, una reacción de sanación puede implicar uno o dos dolores de garganta que eliminarían cualquier residuo que se acumuló en la(s) infección(es) original(es).

Ciertamente todos querríamos reacciones de sanación mínimas o no-existentes. Sin embargo y de acuerdo con la medicina tradicional japonesa, si no existe meigan (reacción de sanación), no existe ninguna cura. La mayoría de las reacciones implican que el cuerpo se está limpiando a sí mismo de toxinas. Las manifestaciones exteriores o físicas de esta eliminación pueden ser serias, graves o moderadas, dependiendo de la habilidad que implica el tener el control del proceso.

Ejemplos de reacciones de sanación.

  1. Tensión o dolor que puede darse en la parte superior de la espalda y en el cuello, puede subir hacia la cabeza, desplazarse hacia abajo por todo lo ancho del abdomen, a los brazos y a las piernas; eventualmente puede subir hacia la parte más alta de la cabeza, hacia los dedos de los pies y hacia los dedos de las manos. El dolor puede ocurrir en los órganos internos, especialmente en el área del hígado, debajo del lado derecho de la caja torácica. El dolor de cabeza es frecuente.
  2. Pueden presentarse vómitos, bilis o varios tipos de moco.
  3. Se pueden desarrollar desequilibrios digestivos tales como gases, diarrea, calambres, etc.
  4. Debilidad, pérdida de peso y sensaciones de frío y/o calor son señales de que el cuerpo está eliminando o desechado con mucha fuerza, antes de que tenga lugar la fase reconstructiva y de fortalecimiento.
  5. Reacciones emocionales típicas son la impaciencia irrazonable, el coraje y/o la depresión.
  6. Durante esta etapa pueden necesitarse más horas de sueño y además los sueños pueden ser muy irreales. Ocasionalmente se dan visiones inusuales, apariciones o estados alterados.
  7. En ocasiones existe un cese en la menstruación, que se reinicia cuando la digestión se calma y las funciones del hígado y del riñón se reanudan.
  8. El deseo sexual puede disminuir, especialmente en los hombres, pero eventualmente se vuelve más equilibrado que anteriormente, una vez que la función de los riñones-suprarrenales se fortalece.
  9. Pueden darse distintas manifestaciones de descarga (o excreciones) físicas en el cuerpo: forúnculos, espinillas, sarpullidos, olores en el cuerpo, carbunco, flujo nasal y vaginal, capa en la lengua y heces fecales negras.

La mayoría de las reacciones de sanación implican dolor y eliminaciones con manifestaciones físicas en el cuerpo, que durarán menos de una semana, aunque estos síntomas algunas veces duran mucho más tiempo. Debido a que en esta etapa el cuerpo necesita menos de la función sexual/reproductiva, el resurgimiento de la energía sexual y menstrual puede tardar mucho más tiempo. No es recomendable que una mujer embarazada cambie drásticamente su dieta porque la liberación de las toxinas puede dañar al feto; el shock que experimenta el organismo en general puede incluso provocar un aborto espontáneo. Debe abstenerse de productos extremos como: sustancias intoxicantes y los productos altamente refinados y repletos de químicos.

Anuncios

Acerca de nat4nat

Estoy haciendo un blog sobre Alimentación Consciente. Se trata de aunar y clarificar las distintas corrientes de alimentación sana. De manera que puedas conseguir de una manera sencilla "que tu alimento sea tu medicina y que tu medicina sea tu alimento" (Hipócrates). Es un espacio abierto a la participación de todos.
Esta entrada fue publicada en Información para una alimentación consciente y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s