Almendras

Las oleaginosas (almendra, nuez, cacahuete, coco, piñón, pistacho…) y las semillas (sésamo, calabaza, chía, girasol, linaza, cáñamo…) son alimentos grasos y las mejores fuentes de vitamina E, la cual actúa como protectora de los nervios y también como una antioxidante inmunoestimulante. Ambos tipos de alimentos contienen la mayor cantidad de grasas de todos los alimentos no-procesados, la mayor parte de las cuales están formados por ácidos grasos esenciales. Las grasas junto con la vitamina E -nutriente soluble en grasa- desempeñan un papel crucial en las funciones del hígado y en las emociones asociadas con este órgano como son la ira, la depresión y la impaciencia.

Si se consumen grasas aisladas en forma de aceites refinados, se tiene una mayor necesidad de vitamina E, para proteger estos aceites de la oxidación. Sin embargo, si se ingieren grandes cantidades de vitamina E aislada, se produce un incremento en la apetencia de grasas, creando una situación nada positiva. De lo que se extrae que cuando la vitamina E -presente de forma natural en las oleaginosas, en las semillas, en los aceites no-refinados y en los granos integrales- se ingiere como tal habrá menos necesidad de preocuparse de tomar un complemento de la vitamina E como protección contra la oxidación.

La vitamina E y los ácidos grasos esenciales son sólo una muestra  de la energía nutricional de las “semillas”, término que también engloba a oleaginosas, granos y leguminosas. Ciertamente muchos de los nutrientes adicionales que tienen las semillas, incluyendo una abundancia de vitaminas, minerales, aminoácidos, carbohidratos, minerales y otros, desempeñan papeles sinérgicos en la formación de sus propiedades notables. Al contemplar todo en su totalidad, las semillas son la chispa de la vida, son un alimento vivo y perfecto y contienen todos los elementos necesarios para darnos vitalidad.

La almendra es la única oleaginosa que alcaliniza la sangre, todas las demás la acidifican. Sus propiedades nutritivas hacen de las almendras un alimento muy especial:

  • Poseen un alto porcentaje de proteínas (13,3%) de fácil asimilación y completas en cuanto a aminoácidos esenciales, únicamente superadas entre los vegetales por las de la soja.
  • Contienen ácidos grasos monoinsaturados (34,1%) y poliinsaturados (11%) entre los que destacan el linoleico. Estos ácidos grasos en combinación con el fósforo forman fosfolípidos, ingredientes esenciales de las membranas celulares de las neuronas.
  • Son relativamente ricas en vitamina B1 y B6 pero sobre todo en vitamina E, que con su potente acción antioxidante evita la formación de placas de arterioesclerosis en las arterias.
  • Pero lo que más llama la atención es la gran cantidad de minerales y oligoelementos que poseen, tanto por su alto contenido como por lo equilibrado de la proporción en que se hayan. Contienen cantidades importantes de magnesio (Mg), potasio (K), hierro (Fe), fósforo (P), y calcio (Ca). En cuanto a los oligoelementos, contienen zinc (Zn), cobre (Cu), y manganeso (Mn). El contenido en calcio de la almendra (266 mg/100 g) supera con mucho al de la leche de vaca (119 mg/100 g), por lo que es un excelente sustituto de la misma.
Según la medicina china, la almendra es de naturaleza térmica ligeramente calorífica; de sabor dulce; alivia la energía estancada del qi de los pulmones; transforma las flemas; alivia la tos; lubrica los intestinos. Se utiliza para condiciones de los pulmones incluyendo tos y asma; también ayuda en casos de estreñimiento tipo-seco por deficiencia de fluidos. Para condiciones que impliquen los pulmones, tome bebidas hechas de almendras; se preparan pulverizándolas y se mezclan con agua después.
De todas las oleaginosas, Ayurveda considera a las almendras como una de las mejores. Son útiles para reconstruir ojas, una esencia que revitaliza el intelecto y el espíritu así como la capacidad reproductora y regeneradora del cuerpo. Se aconseja no comer la cascarilla de la almendra porque puede irritar la pared intestinal y también recomienda evitar las almendras que se blanquean en agua caliente. Para poder quitarles la cascarilla que las envuelve y para que comience el proceso de su germinación (el cual mejora la digestión y añade nutrientes), remójelas durante la noche y pélelas por la mañana. Sin embargo, la cascarilla de la almendra contiene una esencia amarga, que aunque no es muy deseable en las personas sanas, es realmente beneficiosa para resolver condiciones de humedad en los pulmones.
Precaución: Las almendras pueden exacerbar flema y esputo si la persona tiene señales de humedad anormal como aletargamiento, capa gruesa y grasienta en la lengua y edema.
“Que tu alimento sea tu medicina y que tu medicina sea tu alimento”
Hipócrates
Anuncios

Acerca de nat4nat

Estoy haciendo un blog sobre Alimentación Consciente. Se trata de aunar y clarificar las distintas corrientes de alimentación sana. De manera que puedas conseguir de una manera sencilla "que tu alimento sea tu medicina y que tu medicina sea tu alimento" (Hipócrates). Es un espacio abierto a la participación de todos.
Esta entrada fue publicada en Alimentos saludables, Alimentos vivos y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s